El tiempo
EL TOP-10 DE LOS GANADORES
Títulos por categoría   Actividad profesional
Grandes Grand Slam Masters 1000 ATP Finals Total Títulos Años Desde Hasta
FEDERER 53 20 27 6 99 21 1998 ...
DJOKOVIC 51 14 32 5 72 16 2003 ...
NADAL 50 17 33 0 80 18 2001 ...
LENDL 35   8 22 5 94 17 1978 1994
SAMPRAS 30 14 11 5 64 16 1988 2003
MCENROE 29   7 19 3 77 15 1978 1992
BORG 28 11 15 2 64 12 1973 1984
CONNORS 26   8 17 1 109   25 1972 1996
AGASSI 26   8 17 1 60 21 1986 2006
BECKER 22   6 13 3 49 16 1984 1999

• Guillermo VILAS ganó 62 títulos en total, más que Becker (49) o Agassi (60), pero sus 18 grandes no le permiten entrar en este Top 10.
• Las carreras más larga y más corta las firman Jimmy CONNORS, 25 años, y Björn BORG, 12 años. Sin embargo, el sueco aprovechó mejor el tiempo y ganó más grandes que el estadounidense.
• En agosto de 2018, Novak DJOKOVIC se convirtió en el primer ganador de todos los Masters vigentes. El Open de Canadá engloba Montreal y Toronto: Djokovic ha ganado los dos. Tan sólo falta en su vitrina el de Hamburgo, torneo que perdió la categoría de Masters en 2008, y en el que inscribieron sus nombres Federer (4) y Nadal (1).

LOS TÍTULOS MARCAN LA DIFERENCIA

Una posible agrupación de los jugadores podría hacerse en base a su valoración de los títulos conseguidos.

El grupo más selecto y, por tanto, más reducido, está formado por aquellos jugadores a quienes el premio en metálico hace tiempo que dejó de motivarlos. Su ideal es formar parte de la historia del tenis, para lo que deben conseguir el mayor número de títulos posible, dando una preferencia lógica a los de mayor importancia: Grand Slam y Master-1000. En la actualidad, sólo Federer, Nadal y Djokovic forman parte de este grupo. Con un criterio más amplio, también pudiera incluirse a Del Potro, Murray y alguna de las jóvenes promesas. Extenderlo hasta los límites del Top-10, siempre confusos, sería excesivo.

El segundo grupo es el de los jugadores cuyo objetivo principal en un torneo es ganar cuantas más rondas mejor porque esto supone aumentar sus ingresos. Si al principio de una temporada les ofreciésemos: a) ganar un par de títulos a cambio de caer en primera ronda en el resto de torneos; b) no ganar ningún título pero llegar a semis en todos los torneos, seguro que aceptarían la segunda opción con los ojos cerrados y el bolsillo abierto.

El tercer grupo lo forman los jugadores que aún no han ganado ningún título y que darían un brazo por conseguirlo. Para ellos, el título supone la recompensa a muchos años de entrega y sufrimiento a cambio de casi nada: la justificación de toda una juventud perdida.